Portfolio Almudena Castillejo

lunes, 3 de mayo de 2010

MIRADAS RÁPIDAS VIII.- pintura rápida



EN MI CASA

En mi casa se come...
chocolate a escondidas, zumo natural, hierbabuena en las sopas y cigarrillos en los balcones.

Mi casa uele...
a perfume de hombre por las mañanas y durante el día a ropa tendida y suculentos guisos (cuando esto ocurre siempre se repite un segundo plato). Cuando la noche cae, a tierra mojada.

En mi casa se escucha...
el piar de los pájaros que ¿nunca duermen?, los gritos de féminas por las escaleras llamando a un tal "Miguel"; y un rito sagrado para aliviar las penas con música de todo tipo acompañada de voces enloquecidas de niños que disfrazados bailan.

En mi casa...
NO hay ventana ni balcón igual a otro.
NO se discute, se pelea.
NO se compran muebles, se restauran, se vuelven a pintar y... ¡Voilà! ¡Qué cambio de ambiente!

Que en mi casa se ve... mientras... tiene... que en casa siempre van las cosas bien.

MIRADAS RÁPIDAS VII.- Crítica por Francisco Arroyo Ceballos



Almudena Castillejo y El Devenir de la Inconsciencia


Cuando como creadores desarrollamos un trabajo en ocasiones elaboramos mentalmente el proceso por el que dicha obra se va a regir y, en otras ocasiones, el concepto parte de lo que el inconsciente capta, de recuerdos e instantes, incluso de impulsos provocados por una fe de vida, por lo que podemos reseñar como un soplo de aire fresco que acaece en un momento determinado llenando de goce nuestra existencia, haciéndola sin duda digna de ser prorrogada, instantes que valen toda una vida.

Señalo ello en la obra de Almudena Castillejo.
Señalo y destaco su estado puro y lúcido, el tomar lo representado como propio erigiéndose en parte del contexto, en sustancial baza en la lucha por distinguir lo que el inconsciente atrapa para sí, lo que sin duda refleja el alma de la persona y la eleva a niveles que desorbitan los sentidos dándoles una armonía tal que en el recuerdo se encuentra el camino y tal vez, sólo tal vez, la esperanza.

El conjunto de su trabajo conlleva la fusión de múltiples líneas o vías necesarias para su desarrollo como persona, como ser individual, para su posicionamiento dentro de un cosmos en el la necesidad de escape es cierta y fundamental.

Lo verdaderamente cierto es que destaca la uniformidad con que todo acaece en su trabajo, la pureza que supone representar lo querido, lo cercano y familiar, y no sólo eso sino que también a nivel estético el conjunto se muestra parejo, digno, elegantemente singular.

Una obra que sueña despierta.


Francisco Arroyo Ceballos
De la Asociación Española de Críticos de Arte







Detalles de la obra: