Portfolio Almudena Castillejo

martes, 27 de octubre de 2009

7 MESES DE PALABRAS. Para ser una señorita...(avance).-Ilustración


Os han dicho alguna vez que "tienes que cambiar", "si no fueses así no te hubiera pasado...", " si vas así por la vida te vas a seguir cayendo una y otra vez...". Últimamente estas frases han estado muy presentes en mi vida debido a algún traspiés. Personas que en verdad desean para mí buena fortuna creyeron dar con la solución: te enseñaremos a ser una "señorita", de esta manera nunca te encontrarás fuera de lugar, te respetarán y te ahorrarás más de un aprieto. Esto no es tarea fácil para una persona como yo con tantos descuidos.
Quiero compartir los diferentes consejos aleccionados por si hay otra chica disparatada a la espera de solucionar problemas...:

1-...súbete el escote y bájate la falda
2-...baja las piernas y siéntate bien.¡Pareces un mono!
3-...tienes que estar siempre peinada y ponte presentable, que no sabes quién de pueder ver.

4-...¿Porqué siempre te vistes de negro?, qué pasa con el naranja, el celeste...son colores muy bonitos.
5-...¡Qué horas son estás de llegar a casa! y ¡sola!
6-...No te rías a carcajadas, aprende a controlar tu ánimo.
7-...No te metas tanta comida en la boca, come despacio.
8-...No puedes estar siempre manchada de pintura, parece que estás sucia, la gente no sabe a lo que te dedicas, qué van a pensar.

*De una dama: probado queda que estos parámetros son una tontería y estupidez. Como conclusión un consejo a toda mujer, ahora de verdad, se como realmente eres, no estás obligada a nada que no quieras hacer, ser o tener que tu no quieras, no tenemos que agradar a nadie a parte de a nosotras mismas. Y aunque mis palabras no aporten nada nuevo pero en ocasiones no está de más que nos lo recordemos a nosotras mismas. Las princesas a los cuentos.

-Detalles de la obra:



domingo, 25 de octubre de 2009

7 MESES DE PALABRAS.- El Sr. Jabalí...y la niña a la que devoró (avance)-ilustración


Todo conocedor de este relato ha de saber dos esenciales condiciones para una lectura correcta y mayor entendimiento del escrito:
1- Debido a lo violento y escabroso de algunos de los pasajes ha sido censurado.
2-No se encuentra íntegro, pues el Sr. Jabalí se ha comido algunas páginas, palabras e incluso letras sueltas.

El Sr. Jabalí...y la niña a la que devoró
[Salió prepada para todo tipo de infortunio que pudiera ocurrir en su camino. Gracias a la estricta educación recibida (queda reconocer que no había sido fácil de doctrinar) ya estaba lista para volar, sí, ese era el sueño de esta chica. Perderse entre minutos, conocer, aprender, ver y por supuesto bailar. Maletas hechas, dinero, arraigadas lecciones sobre la actitud, constancia y trabajo y unas amplias alas cosidas pluma a pluma para por fin ver los tejados.

Qué hermoso le pareció la primera vez que lo vio, pese a que su atracción por los animales salvajes era incontrolable, intentaba acordarse de sus principios. Su aspecto era desaliñado, con una actitud altiva se revolcaba por la acera escupiendo vanidades y riéndose brúscamente sobre otros animales. Se encontraba haciendo trampas con las cartas (su afición favorita) cuando captó el olor de la chica y toda su atención se dirigió a ella. Como es sabido el cerdo salvaje compensa su mala vista con un importante desarrollo del olfato, que le permite detectar alimento. Se levantó y le propuso jugar. La niña por supuesto quedó embelesada por cartas que desaparecían, volaban y volvían a aparecer. Nunca había visto un animal de este semblante con tanta destreza.
Cuando un jabalí quiere a una chica comienza expulsando a los jóvenes del año anterior. Si es necesario, lucha contra sus rivales en numerosas ocasiones para conquistarla. ¡Maldito cerdo sin nada que perder!. Así ocurrió...


...y aunque quería seguir volando él la asediaba con insistencia hasta llegar a convencerla de que en su lomo iría más rápido. Adiós a todas las enseñanzas y consejos recibidos. Ella aceptó el trato, por la mañana se adaptaría a la vida sedentaria y de noche recorrerían las distancias que ella ansiara. Hecho de poco entendimiento para los que estuvieron presentes. Más no tiene explicación racional que la pura exaltación. Las pequeñas manos de ella no paraban a retroceder, se enredaban en el grueso pelo negro y rojizo del animal, mientras este acercaba su hocico a su cuello. Las patas y las piernas...
..."conmigo", "dime lo que quieres y yo lo haré". No existía nada más que el aire que ellos respiraban. Cosas de la euforía es el sin sentido de no hablar con palabras, para eso estaban sus ojos, sus gestos. Él fue escondiéndola bajo su cuerpo, entre sus patas, con la primitiva y única razón aparente de abrazarla. Ella encogiendo su cuerpo cada vez más para poder ser abrazada, arropada por completo por el Sr. Jabalí. Pero de tanto encongerse empezó a entumecer.

La chica se adaptó pronto a la vida junto a un cerdo, porque se había vuelto dócil y nunca había sido tan feliz como en aquellos días de libertad. Era lo que siempre había deseado, volar, volar y correr, más rápido que nunca. Le preparaba sus alimentos favoritos y soportaba sus terribles baños en el barro...
...sí, las primeras veces ella se movía por la incredulidad, hasta que vio que ya nunca volaría sola. Para volver a hacerlo tendría que reconocer su error y pedir ayuda. Hablar, reír, llorar, pasear, pintar, comer,...eran acciones realizadas con la antelación de un permiso. Pasó poco a poco, como grieta en pared. No era más que una chica escondida en una habitación. Una habitación sin escondites. Como antes he hablado los jabalíes tienen muy desarrollado el olfato además de buen oído, lo que hace imposible escaparse de sus rebudios, soplidos, gruñidos, estornudos y crujido de dientes, pues siempre te encuentra...
...Ya no corrían juntos, sino el uno detrás de la otra. Con la crin erizada por la cólera y expirando largos resoplidos la perseguía durante horas para que volviera bajo su cuerpo...
...sin intención de resultar doliente se defendía y la respuesta era un cabezazo. Si era forzada a hacer algo que no le apetecía luchaba con la bestia y recibía un nuevo mordisco, que decir que ya no existían juegos de cartas ni correrías nocturnas...
...Los días pasaban curándose las heridas del día anterior, heridas que en algunas ocasiones él mismo le vendaba y curaba...
...para impedir que se marchara destrozó sus alas. Las plumas volaban por toda la habitación, parecían flotar debido al peso del aire del lugar...
...en pedazos dejó sus fotos para que no recordara de donde había venido, él sería lo único en su día. Ya no quedaba en la casa nada que se sustentara...
...de nuevo de rodillas, hasta que su voracidad se sacie...

...más colmillos, más dolor y menos amor...



...¿Qué hubieran hecho ustedes ante un animal de esta casta?. Como se puede creer que un jabalí pueda querer a alguien. ¡Qué estúpido cuento!. Al animal se lo llevaron por peligroso dejando a la chica convertida en una ser nocturno muy lejos de su casa, encadenada sobre los trozos que aún perduran de recuerdos y objetos de sus días, cansada para caminar. Ha pasado mucho tiempo callada y necesita tiempo para recordar en qué consistía hablar.]